Alimento para El Alma

Todos los seres humanos necesitamos dos tipos de alimento, uno que va a sostener nuestra condición física y material, y el otro que esta dirigido a sostener nuestra vida espiritual e inmaterial. Tenemos que proveer para la carne y para el espíritu. Alimento balanceado para nuestro cuerpo y alimento balanceado para nuestra alma.

Muchos consejos encontramos para balancear nuestra dieta alimenticia y con ello contribuir a una buena salud. Normalmente escuchamos que una dieta saludable no consiste solo en comer lo correcto, sino también está incluido el ejercicio físico para la eliminación de las calorías que exceden a nuestra necesidad. El alimento espiritual es todavía más variado y hay que balancearlo con un conjunto de elementos de diferentes fuentes.

Si para el sostén de nuestro cuerpo necesitamos vitaminas, proteínas, carbohidratos, para nuestra alma necesitamos: leer, meditar, estudiar y obedecer las Escrituras, orar en todo tiempo y lugar y abstenernos de toda especie de mal. Los ejercicios con los que debemos conjugar estas prácticas son: Asistencia fiel al lugar de adoración, testificar a otros de las grandes maravillas de Dios y ejercitarnos en mortificar nuestros apetitos carnales. El apóstol Pablo lo diría con estas palabras “andad en el Espíritu y no satisfaréis los deseos de la carne” Gálatas 5:16

Concluyo con las palabras solemnes del apóstol en 1Timoteo 4:7-8 Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso (en comparación con el ejercicio para la piedad), pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera. Amen

Pastor Fidel González