“Mujer Especial, Mujer de Valor”

Nuestro origen, procedencia determina nuestro valor.

Parte I

Por qué decimos que somos mujeres especiales, mujeres de valor? Por nuestra procedencia. En  Gen. 1:26-27 dice Dios nos creó a Su Imagen, a Su semejanza y El quiere que vivamos a esa altura.

Por qué entonces a veces nos desvalorizamos? Nos decimos como el Hijo Pródigo “No soy digno de ser llamado tu hijo, hazme como uno de tus jornaleros” (Luc. 15:21) Pero mira detenidamente qué dice El Padre: “sacad el mejor vestido, vestidle, poned un anillo en su mano y calzado en sus pies”
Nosotras llegamos ante nuestro Padre con toda nuestra baja autoestima, depresión y El nos responde: Qué dices? Eres mi obra perfecta, Yo te creé, Te di valor.

Observemos el Salmo 139:13-18

Vers.13 “Porque Tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre” La revelación de nuestro origen debe de balancear, transformar nuestra forma de vida. El la formó, El la creó! Vive un estilo de vida digna de Tu  Creador, un nivel de vida excelente! Procedes de El!

Vers. 14 “Te alabaré, porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien”. El tener este conocimiento (que procedemos de El) nos debe llevar a una acción de gracias constante, a siempre repetirnos, decirnos a nosotras mismas: “Señor, Gracias porque Tú me creaste en una manera formidable”

Debemos maravillarnos, asombrarnos de nuestro origen, de ver la poderosa Mano de Dios al formar cada detalle de nuestro ser. Vers. 15 “No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo mas profundo de la tierra”.

Dios planea todo lo bueno para nosotros porque somos su obra maestra, El tuvo tanto cuidado, amor y detalles al formarnos, por lo tanto El busca todo nuestro bien.
Vers. 16 “Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas”

Tanto el versículo 15 como el 16, nos dan una excelente descripción de nuestro desarrollo prenatal “entretejido” o sea, El fue creando y conectando cada tejido, estructura, formación de nuestro esqueleto. El estuvo dando origen, monitoreando y desarrollando cada etapa de nuestro crecimiento, en el desarrollo diario, El estuvo ahí.

“… en lo más profundo de la tierra”, en el vientre de su madre. Qué maravilla que El esta creando, activo y presente desde que estabas en el vientre de tu madre!
Aún en el estado embrionario, el ojo, el cuidado de Dios, la supervisión Divina está presente, pendiente de ti. “… En Tu libro estaban escritas todas aquellas cosas”, cuáles?  Tu origen, los días en que El te formó.

Vers.17-18 “Cuán preciosos me son, Oh Dios tus pensamientos! Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena, despierto y aún estoy contigo”.
En tu vida diaria debes de estar sorprendida de cómo Dios tuvo cuidado de cada detalle al formarte. Pídele al Señor: “Ayúdame a enfocarme en esto: A despertar y aún estar contigo.
Que éste pensamiento esté incrustado como parte de tu personalidad, que tu te repitas constantemente:”Soy una mujer especial, tengo un valor intrínseco, original, porque El me formó.
Cada día me enfocaré y cuidaré de vivir a la altura de quien me Creó!

Hasta Pronto, viva su Vida en abundancia, a Plenitud con Cristo…

Licda.Yenory Gómez

Educadora de Salud

Si deseas compartir bendiciones o deseas ayuda, no dudes en escribirme. Contactar